Colores corporativos para una tarjeta de visita

La elaboración de una tarjeta de visita encierra una gran cantidad de elementos a considerar antes de pasar al diseño y la impresión. No se trata de hacer el otro dispositivo blanco y plano en diseño que se limitaba suministrar un nombre, una dirección profesión y un teléfono.

En la actualidad hacer una tarjeta de visita personalizada implica considerar muchos más factores, que mejoren su apariencia, capten la atención del receptor y estimulen el interés del cliente a detallar todos los ”ingredientes” que la componen.

Porque una tarjeta de visita verdaderamente profesional, para que surta el efecto esperado, no debe tener el mismo formato y diseño que el resto; pues cada una está dirigida a un público diferente y debe estar hecha para seducirle y cautivar toda su atención, logrando así el fin que se persigue con ellas: captar un nuevo cliente y cerrar una nueva venta.

Entre los factores que más motivan la atención del interlocutor o causan su rechazo, está sin duda alguna el color. Y es que está científicamente comprobado, que este particular produce potentes estímulos en la conducta de un futuro comprador o usuario, el color y la profesión están estrechamente ligados, por ello debes tomar en cuenta este aspecto a la hora de imprimir tu tarjeta de visita personalizada.

Te daremos algunas claves para escoger tu tono ideal, y que este se ajuste a tu oficio. Por ejemplo: si te dedicas al ejercicio del derecho, la medicina, nutrición u odontología te recomendamos ampliamente la ”transparencia” y la sobriedad que te aportará el color blanco, acompañados por los tonos violeta.

Si tu trabajo tiene que ver con la hostelería, restauración, o distribución de alimentos, te aconsejamos que utilices las ventajas del rojo, naranja, amarillo y verde, por ejemplo. No tienes que utilizarlos para hacer el fondo de tu tarjeta, simplemente utilizarlos dentro de su diseño.

Si eres sicólogo, profesor o instructor de alguna disciplina académica el azul, propiciará la cercanía con tus clientes. Si eres propietario de un gimnasio, preparador físico, o te dedicas al fitness en general, el rojo y el amarillo será verdaderos aliados.

En el caso pertenecer al gremio del transporte público y ofreces servicios como taxistas, amarillos oscuros serán los colores que favorezcan tu actividad profesional, y si te de dedicas a la pintura de edificaciones, te recomendamos una tarjeta hecha con los cuatro colores primarios.

El poder del negro

tarjetas negrasMucho se ha dicho de imposibilidad de utilizar el color negro como fondo de una tarjeta de visita, no obstante, en este tiempo en el que lo rompedor está en boga; puedes decantarte por ” la ausencia de color” que aporta el negro y apuntarte un punto a tu favor.

Discotecas, pubs y en general lugares de ocio nocturnos lo eligen acertadamente como fondo para su tarjeta de visita logrando muy positivos resultados a corto plazo, dado el contraste que produce con el resto de las tonalidades que se utilizan al hacer tarjetas de visita.

La elección la haces tu al final, pero el consejo es buscar la asesoría de profesionales estrechamente vinculados a este basto mundo y hacer tu tarjeta de visita atractiva e interesante, donde la forma y el color catapulte al contenido, llevándote al estatus al que pretendes llevar tu negocio.

Es necesario vincularse al color como un elemento corporativo que remitirá al cliente directamente a recordar tu nombre, al de tu empresa y al servicio que prestas. El color efectuará su trabajo,

utilizando los adecuados, acompañándolos de texturas, superficies brillantes o mate, esquinas rectangulares o redondeadas, impresión a doble cara o a una, y como no, precisión y objetividad en los datos que aportes, a través de las insustituibles tarjetas de visita personalizadas.

Deja tus comentarios o dudas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *